Claves para impulsar la productividad empresarial: talento y cultura corporativa

Claves para impulsar la productividad empresarial: talento y cultura corporativa

¿Sabías que en solo veinte años, la productividad nacional ha aumentado su brecha con la Unión Europea desde el 6% al 12%?. Este dato lo he leído en un artículo publicado por ‘Tendencias KPMG’ que voy a resumir para contarte una serie de claves para impulsar la productividad empresarial: talento y cultura corporativa

“¿Los empleados más motivados son más productivos? Sin duda: la cultura, los valores y el propósito son fundamentales para esa motivación y para una visión a largo plazo”. Es la reflexión de Juanjo Cano, presidente de KPMG en España, durante una conversación con el consejero delegado de Inditex, Óscar García Maceiras, y Pau Relat, presidente del Consejo de Administración de Fira de Barcelona.

Y una de las conclusiones a la que llegaron es que el talento es un elemento diferencial en una empresa. “Retenemos (el talento) no solo con una remuneración atractiva sino por el propósito de la institución -transcender, dejar legado, ayudar a la economía del país-, y por la promoción interna, con un largo recorrido donde crecer profesionalmente”, señaló Relat.

Brecha entre capacidades y necesidades empresariales

“Cualquier empresa ya ha aprendido que la persona está en el centro”, dijo Juanjo Cano, presidente de KPMG, que apuntó una de las carencias que más incide en la falta de productividad en España: la brecha entre las capacidades disponibles y las necesidades que tienen las empresas.

En el caso de Inditex, sus cuatro pilares del modelo de negocio se pueden resumir en moda, experiencia de cliente, sostenibilidad y personas, en palabras de Óscar García Maceiras. “Aspiramos a ser empleador de referencia en todos los mercados en los que estamos”, subrayó el CEO de Inditex, a través de remuneración atractiva y generando un entorno que fomente la autonomía, el desarrollo profesional, formación y una cultura corporativa que sea coherente con todo ello.

La cultura corporativa, como sugirió Juanjo Cano, es clave también a la hora de hablar de talento y productividad. “En el fondo se traduce en poner alma a las empresas. No es una visión tan mercantilista como en la que nos hemos criado, sino qué aportamos a través de lo que hacemos”, dijo el presidente de KPMG.

“Una buena cultura corporativa potencia el talento. Una mala cultura corporativa mata el talento. La cultura va más allá de lo que pongamos en la página web -una misión, unos valores, un claim-, es día a día, no se crea de la noche a la mañana. Va más allá de las palabras, va de los hechos. Hay que ejercer el liderazgo desde el ejemplo. Ser coherente y consistente. Porque, sin talento y sin esa cultura que lo potencie no es posible aspirar a un modelo de éxito y de productividad para seguir desarrollando el negocio”, concluyó el CEO de Inditex.

Y para Pau Relat, la productividad “debe pivotar sobre tres palabras: talento (captar, retener y motivar), eficiencia (es decir, buenos resultados, visión a largo plazo y atención a un entorno muy cambiante) y, sobre todo, propósito: es muy importante que las empresas se muevan en torno a unos valores”.

Productividad y colaboración público-privada

Que España es un país de pymes no es algo nuevo. Durante este debate entre estos tres ejecutivos se puso de manifiesto que “su menor capacidad inversora lastra la productividad nacional. De ahí la relevancia de incrementar la colaboración entre empresas y sectores, y entre empresas y administraciones, como se ha visto en el diseño de los proyectos financiados con fondos europeos”.

“Si hablamos de la productividad en España, los datos macro no son muy buenos, estamos por detrás de muchos países, pero en gran medida responde a cómo es nuestro tejido empresarial. Las empresas grandes y medianas tienen más recursos, saben lo que tienen que hacer para ser más productivas, y lo hacen. El problema es que en España el 90% del tejido empresarial son pymes y autónomos: con menos capacidad de invertir, profesionalizar, diversificar y obtener financiación”, observó Juanjo Cano.
Es en este punto es donde entra la colaboración público-privada como factor de arrastre, así como la colaboración privada-privada. “Me arriesgo al decir que es una asignatura pendiente. Porque entre una baja productividad y el tejido empresarial la correlación es directa”, subrayó el presidente de KPMG. Colaboración, sí, pero también simplificación de los procesos administrativos, como demandó Pau Relat.

De vendedor a Director Comercial

Recibe a diario en tu correo un mail con consejos,
noticias y motivos varios que te ayudarán a liderarte
y liderar mejor a tu equipo en el día a día.