Agustín Nuño

Consultor Comercial, Formador en Ventas, Mentor comercial y experto en hacer que las empresas y personas aumenten la productividad con un proceso probado que me permite garantizar resultados.

Agustín Nuño

¿El talento y la política mezclan bien?

El otro día me topé con un titular en Diario de Sevilla que me hizo reflexionar sobre varios aspectos con los que trato a diario en mi faceta profesional como formador en Ventas y Liderazgo. Me refiero a la certera entrevista de Carlos Navarro Antolín a Isabel Díaz Ayuso, concretamente la parte en la que aborda el acoso al que se ven sometidos quienes deciden dar el paso a la gestión pública.

Según afirma la presidenta de la Comunidad de Madrid en esta entrevista, el problema de los partidos políticos para captar talento no es una cuestión de sueldos, sino del descrédito que sufren todas las personas que deciden entrar en política, lo que en su opinión dificulta que mucha gente comprometida y brillante se atreva dar el paso y enriquecer la política con sus conocimientos.

Esta defensa a ultranza de la necesidad de captar y retener el talento a toda costa en la política me ha recordado un reciente informe elaborado por Eurofirms, titulado ‘El mercado laboral de la nueva economía digital’, que disecciona las tendencias actuales y la evolución del talento en el pujante sector de las Tecnologías de la Información (IT) y en el marco de la nueva economía digital. Este análisis destaca que las grandes multinacionales están en constante búsqueda de nuevo talento para llevar a cabo sus múltiples proyectos.

El talento, una herramienta de regeneración política 

Al extrapolar al ámbito político esta circunstancia a la que se enfrentan a diario las empresas más tecnológicas, me surge el interrogante de si los partidos políticos pueden captar talento como si fueran una empresa. Y, yendo algo más lejos, me encantaría saber si estarían dispuestos a dejar atrás los habituales dogmatismos y apostar por el talento como herramienta de regeneración de nuestro sistema de partidos políticos, ese que entre todos debemos cuidar, más allá de siglas e ideologías.

Un dato para la esperanza que aporta el informe es que, a diferencia de hace diez años, las empresas tecnológicas ya no son las únicas que buscan talento digital y tecnológico, ya que otras industrias se han sumado a la refriega y están ganado una mayor proporción de talento tecnológico. De hecho, según datos de la Harvard Business Review, en 2019 más del 40% de los perfiles IT habían sido contratados por empresas que no eran del sector tecnológico. Una evidencia más del auge de la economía digital y como se expande en diferentes sectores.

Multinacionales que fracasan en la captación de talento 

Un ejemplo gigantesco de esta falta de capacidad de las grandes empresas tecnológicas por captar talento lo encontramos en Meta. La matriz de Instagram y Facebook ha fracasado estrepitosamente desde 2019 en su objetivo de reclutamiento de talento en Estados Unidos, lo que ha forzado a tener que buscar hasta 10.000 profesionales de las Tecnologías de Información procedentes de Europa.

Otro dato para el análisis que arroja el estudio es que los principal atractivos de trabajar en el sector de las nuevas tecnologías son el teletrabajo, la flexibilidad laboral, el salario y las oportunidades laborales. Los miembros de la generación Z y los millennials priorizan la autonomía en el trabajo y la libertad de gestionar su tiempo, mientras que seis de cada 10 centennials estarían dispuestos a tener un menor sueldo, a cambio de disfrutar de mayor tiempo libre.

Uno de los problemas que siempre han acarreado las organizaciones políticas es fijarse demasiado en sus problemas internos e infrautilizar el análisis de su entorno para captar ideas que les ayuden a optimizar su propio funcionamiento. No estaría de más que los partidos recogieran algunas de las reflexiones de este informe para aprender a extraer el mejor talento, ya sea digital o de cualquier otra índole.

Programas de formación para captar talento 

El informe también pone de manifiesto la necesidad de fomentar la formación para captar y retener talento digital. ¿Algún partido político ha ofrecido alguna vez programas de formación para captar o retener talento? No he hecho la encuesta a todo el arco parlamentario andaluz o nacional pero estoy totalmente convencido de que la respuesta es un rotundo ‘No’, ya que las estrategias de captación de talento en las organizaciones políticas brillan por su ausencia.

Las declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid son una señal de alarma para un sector profesional tan importante como el político. Porque, queramos o no queramos verlo, tienen una increíble capacidad para transformar nuestra sociedad. Y si las personas que lideran o que participan de una u otra forma en el entramado político están tocados por la varita del talento, muy posiblemente a todos nos irá un poquito mejor. O, al menos, eso quiero pensar. Que aportar un granito de positivismo es, todavía, gratis.

Por cierto, si hay algo que podamos hacer desde el mundo empresarial para generar un caldo de cultivo que permita establecer un nuevo paradigma que cambie el recorrido del talento y que conecte más y mejor con la política, que cuenten conmigo.

Membresía Director Comercial

Por último, quiero contarte que he decidido poner en marcha una ‘Membresía exclusiva de Dirección Comercial’ sólo para 100 personas. Los miembros reciben cada sábado un audio que concentra lo que he hecho durante los últimos 20 años para dirigir equipos de personas que tienen el noble y difícil trabajo de vender. Y quiero compartirlo contigo.

Pero, ojo, esta membresía no es una más. Es un striptease en toda regla de lo que hice, hago y dejo de hacer para conseguir levantar equipos comerciales y hacer que aumente su rentabilidad para la empresa en la que trabajan. ¿Te apuntas?