Agustín Nuño

Consultor Comercial, Formador en Ventas, Mentor comercial y experto en hacer que las empresas y personas aumenten la productividad con un proceso probado que me permite garantizar resultados.

Agustín Nuño

contratar a vendedores

A la hora de contratar a un vendedor no basta con establecer el gasto que supondrá para la empresa contratante el sueldo de este, sino que se debe tener muy en cuenta el nivel de gasto variable que este supondrá. Normalmente, los vendedores a puerta fría suelen tener más gasto de esta tipología.

Los gastos de mantenimiento del vendedor no suelen ser un problema, ya que estos dependerán de la manutención y el alojamiento del vendedor. Ejemplos de estos gastos son los gastos por las dietas de este, los gastos derivados de su hospedaje en un hotel, el dinero invertido en enseres para el viaje, etcétera. Es cierto que, aunque estos gastos no sean un motivo de preocupación para la empresa, es recomendable que se establezca un límite para ellos. Son muchos los casos de empresas que se han dejado llevar por una buena imagen del empleado y luego este se ha hospedado en un hotel de cinco estrellas, suponiendo un gasto extraordinario para la compañía.

Los gastos de transporte, mucho más importantes si hablamos de un vendedor a puerta fría. Es muy común que se pague una cantidad de dinero al vendedor por kilómetro recorrido, aunque cada vez se pone más énfasis en el pago de la factura de la estación de repostaje del vendedor. ¿Por qué? Es sencillo, el vendedor puede sacar más provecho de la siguiente opción debido a que puede recargar a la empresa el cargo de la factura y gastar él dicho combustible en su vida personal.

Esto parece contraproducente para la empresa, pero es una fuente de motivación para los vendedores.

Los gastos de representación. Son los más fáciles de prever y se establecen antes de cada ejercicio económico. En ellos se encuentran las comisiones, salario fijo… que corresponderá a cada vendedor. Además, en los contratos, cada vez más, se exige que el vendedor debe anticipar a la empresa con un periodo de tiempo establecido los gastos excepcionales que puedan surgir mientras desarrolla su labor comercial.

Los gastos de formación. Es muy común que los vendedores, aunque tengan un puesto fijo en la empresa, quieran seguir formándose y reciclándose. Por ello, se recomienda a todas las empresas invertir una parte de sus ingresos en la formación de sus vendedores, ya que para alguno de ellos esto es una señal de que la empresa realmente se interesa por ellos y su desarrollo profesional.

 

Agustín Nuño: Ayuda profesional para el cierre de ventas

La mejor opción para lograr que tu proceso de venta sea lo más exitoso posible es contar con mi profesionalidad y la experiencia.

Como afirmo en mi página web: “Un buen vendedor no nace, se hace, por lo que sólo tiene que informarse sobre nuestros planes y cursos de formación para potenciar sus habilidades y lograr procesos de venta exitosos.

En definitiva, si quieres mejorar la formación comercial de tu empresa, te ayudaré en la elaboración de tu Plan de Acción Comercial para aumentar tus ventas y conseguir tus objetivos. Más información en el email agustin@agustinnuno.com y las redes sociales Facebook, LinkedIn y Twitter.

Post a Comment