Agustín Nuño

Consultor Comercial, Formador en Ventas, Mentor comercial y experto en hacer que las empresas y personas aumenten la productividad con un proceso probado que me permite garantizar resultados.

Agustín Nuño

7 enemigos invisibles de un vendedor

Aunque los vendedores consideramos que nuestro peor enemigo es nuestra competencia, existen una serie de enemigos encubiertos que nos hacen cada día, no solo no conseguir nuestros objetivos comerciales, sino convertirnos en peores vendedores. 

Nuestro primer, y gran, enemigo es la procrastinación. El “lo dejo para mañana”, “seguro que mañana estoy más inspirado” … ¿os suena, no? Pues este enemigo es el encargado de que no pongamos todos nuestros esfuerzos en conseguir los objetivos de ventas y mejoremos nuestra eficiencia, y la de nuestra compañía en su conjunto. 

El mejor remedio que yo conozco para dejar la procrastinación a un lado es el seguimiento por parte de otra persona. Por ejemplo, decirle a vuestra pareja, a algún amigo o, incluso, a un compañero de trabajo con el que os llevéis bien, qué teneis planificado para el día de hoy. Una vez que terminéis con vuestro trabajo pedidle que compruebe si lo habéis realizado todo. En 25 días no tendréis que pedirle nada, ya que vuestro organismo habrá aprendido por sí solo a dejar la procrastinación a un lado

Nuestro segundo enemigo es más interno, aún, que el primero de ellos: las excusas. ¿Cuántas veces no llegáis al objetivo propuesto y comenzáis a echarle la culpa a lo mal que está mercado, a los clientes poco receptivos, a la feroz competencia o a otros miles de motivos externos? La única forma de ganarle el pulso a este enemigo es hacernos responsables de nuestros actos. De nada sirve culpar de nuestro mal trabajo a los demás, debemos aprender a que no somos tan buenos como nos creemos ni tan malos como dicen. Así que, si no has vendido, TÚ no has cumplido el objetivo, y eres el único responsable de ello. 

Nuestro tercer enemigo, más encubierto que el resto, es el perfeccionismo. ¿Parece mentira, no? Pues sí, el perfeccionismo a veces nos lleva hasta el punto de “no lo hago, porque no sé hacerlo bien”. Yo siempre comparo el hacer algo con los recién aprobados del carnet de conducir. Si un novato tiene miedo de conducir un coche porque no sabe conducir bien aún y decide no cogerlo nunca, ¿a qué le llevaría? A no conducir nunca, ya que olvidaría lo aprendido. Pues esto mismo ocurre con el trabajo, poco a poco debemos ir realizando tareas, aunque no nos salgan del todo bien. Nadie nace sabiendo, o eso dice mi querida madre.

Espero que mi artículo os haya abierto un poco los ojos y, como no, os ayude a enfrentaros a esos enemigos silenciosos que todos tenemos.

Curso de venta consultiva: supera a tus enemigos

¿Tienes problemas a la hora de desarrollar tu labor comercial? ¿Necesitas la ayuda de un mentor que te impulse a desarrollar tus habilidades de venta y trabaje codo con codo contigo para ayudarte a formar a tu equipo para que venda más? ¡Este Curso de Venta Consultiva es para ti!

En este programa descubrirás que dedicarse al mundo de las ventas es apasionante y los miedos, carencias y limitaciones que puedes tener son fáciles de superar. Desarrollarás y potenciarás tus habilidades comerciales siempre amparadas bajo un plan estratégico que te permita lo que todo comercial busca: vender más y mejor.

Si necesitas más información puedes contactar conmigo en el email agustin@agustinnuno.com o en mis redes sociales: Facebook, LinkedIn y Twitter.

Post a Comment