Agustín Nuño

Consultor Comercial, Formador en Ventas, Mentor comercial y experto en hacer que las empresas y personas aumenten la productividad con un proceso probado que me permite garantizar resultados.

Agustín Nuño

proteger la liquidez de un negocio

¿Qué puedo hacer para mejorar tu liquidez empresarial? Esta pregunta la realiza un artículo de ‘ThinkBig’ que voy a desgranar para ofrecerte varias claves para proteger la liquidez de tu negocio. Porque, tal y como detalla el post, “lo ideal para mejorar la liquidez de la empresa es que este diagnóstico financiero se realice con la antelación suficiente para prever posibles problemas, y tener así un mayor margen de acción”.

En este sentido, “en este proceso se debe analizar la previsión de ventas, teniendo en cuenta en cuánto se va a ver afectada la rentabilidad por la inflación y el encarecimiento de los insumos. Hay que prestar atención a la salud del fondo de maniobra y a las líneas de negocio que ofrecen mayor rentabilidad en el corto plazo”.

Una vez realizado este primer análisis, el artículo señala que “llega el momento de poner en marcha otras acciones que pueden mejorar la liquidez de la tesorería”.  A continuación, reproducimos las claves para proteger la liquidez de tu negocio.

 

Negociar cobros y pagos

“No queda otra que tratar de dilatar el pago de facturas y acelerar el cobro. Es la regla básica para cuidar de la tesorería, prestando especial atención al vencimiento de cobros. Para incentivar el pago de clientes, se pueden aprobar medidas de pronto pago, incluso admitiendo descuentos”.

“Si no la hay ya, conviene responsabilizar y formar a una persona de confianza en esta labor, si bien la supervisión en la pyme debe ser del empresario o director financiero. En cualquier caso, es muy importante que la empresa apruebe un protocolo de actuación de cobro de facturas, estableciendo procedimientos y plazos para combatir la demora y los impagos”.

“En lo que respecta a los pagos de la empresa, conviene sentarse con los proveedores más importantes o estratégicos para buscar soluciones. La más común es negociar dividir en varios plazos los pagos, de modo que se vea menos afectada la liquidez”.

 

Demorar las compras y optimizar el estocaje

“Disminuir los costes es la otra clave para superar estos periodos de dificultad y asegurar la liquidez de la empresa. Por ello, se debe aprobar un plan de ahorro. Conviene hacer una buena gestión de la compra de inmovilizados, tratando de ajustar estas inversiones a las necesidades reales de producción, de modo que no se asuman gastos que puedan esperar”.

En este sentido, “las técnicas de just in time, producir solo lo que se va a vender en el corto plazo, son también útiles para cuidar de la liquidez, porque permiten minimizar los gastos de almacenamiento. Hay que tener en cuenta que, con la actual crisis de suministro en determinadas materias primas y componentes, hay que tratar de evitar cualquier rotura en el suministro que pudiera perjudicar a la producción”.

 

Valorar las ventajas del factoring y confirming

“Otra posibilidad es buscar soluciones que externalicen la gestión de cobros para dotarla de mayor eficiencia. El factoring puede servir para nutrir a tesorería, pero como contrapartida hay que restar su comisión. Lo mismo ocurre con los servicios de confirming”.

 

No financiarse con el IVA repercutido

“Cuando hay problemas de caja, muchas empresas aprovechan el ciclo de la liquidación tributaria para asumir las necesidades apremiantes. Se trata de una práctica muy peligrosa, ya que pronto llegará el pago del IVA repercutido que se cobró a los clientes, obligación que no admite demoras”. 

 

Centrarse en el producto con mayor beneficio empresarial

“Como ejemplo de este punto puede servir la reciente experiencia de la industria del automóvil. Algunas marcas, principalmente alemanas, han conseguido mejorar su margen operativo este primer cuarto de año en un contexto de crisis de semiconductores, interrupciones en la cadena de suministro y la guerra de Ucrania. Ello ha sido posible gracias a varios factores. Uno de ellos, la concentración de la producción en los modelos con mayor margen comercial, normalmente los más exclusivos, que además han sido menos sensibles a la caída de la demanda. Cualquier empresa también puede centrar sus esfuerzos durante este periodo en ese producto o servicio que genera más flujo de caja”.

Por último, quiero invitarte a que realices mi test de diagnóstico comercial. Cuando lo termines podrás decidir si quieres que comentemos los resultados de manera personal a través de una sesión de consultoría individual conmigo. Y es totalmente gratis.