En primer lugar, el post define a la marca como “algo que va más allá de un logotipo, ya que se trata de proporcionar una experiencia completa, una promesa de ser diferentes vinculada con el aspecto emocional. La marca personal no deja de ser esa misma idea aplicada a las personas, cimentándose a partir de lo que cada persona hace y su manera de actuar; en definitiva, la imagen que proyecta al exterior”. 

En este sentido, no debemos olvidar que “la marca personal es un medio y no un fin y, por tanto, hay que trabajarla de manera constante, con el objetivo de mejorarla. No estamos hablando de algo fijo, sino que se trata de un aspecto que debe evolucionar, lo que hace necesario trabajar de manera constante en la marca personal para ir puliéndola día a día y adaptándola así a la realidad cambiante”.

Ante de comenzar el proceso de construcción de tu marca personal, debes plantear tres requisitos muy necesarios, como son la autoridad (“una vez que te has especializado en un ámbito, debes demostrar tus conocimientos con seguridad”), la confianza (“si crees de verdad en lo que haces y así lo transmites, todo será más sencillo”) y la simpatía (“habilidad para tratar con los demás de manera sencilla y natural”).

El post destaca la necesidad de llevar a cabo un proceso ordenado que nos permite crear una marca personal potente y acercarnos a nuestros objetivos profesionales. Para ello, plantea tres aspectos fundamentales para construir tu marca personal que compartimos contigo.

 

Autoconocimiento

“Es esencial conocerse a uno mismo para saber en qué ámbito y función es más sencillo encajar y cómo aportar ese valor diferencial que mejore tu empleabilidad. En este proceso hay cuatro cuestiones fundamentales que debes plantearte”:

  • Fortalezas: “analizar cuáles son tus puntos fuertes te ayudará a potenciarlos y convertirlos en una ventaja competitiva”.
  • Debilidades: “para poder mejorar como profesional debes conocer tus puntos de mejora. Si quieres tener una visión más completa de ellos, es interesante que preguntes a las personas de tu entorno de confianza, quienes te pueden ayudar a detectarlas a partir de su visión externa”.
  • Valores: “este aspecto suele pasarse por alto y, sin embargo, es clave a la hora de construir tu marca personal. Constituyen un importante elemento diferenciador y, además, si encajan con la cultura corporativa de la empresa, supondrán una ventaja en los procesos de selección de esa compañía”.
  • Huella digital: “el mundo de internet es cada vez más amplio y por tanto alberga gran cantidad de datos e información de las personas. Por ello, es importante que realices una búsqueda con tu nombre en la red y analices la información que aparece para así eliminar o reducir visibilidad al contenido que pueda perjudicar tu marca personal”.

 

Estrategia

“Una vez ya te conoces suficientemente a ti mismo y tienes claro el valor que eres capaz de aportar, es el momento de analizar tu entorno y dotar tu marca personal de una estrategia que te permita encajar en él y encontrar tus objetivos profesionales. En relación con esto, podemos diferenciar cuatro claves”:

  • Necesidades del sector: “teniendo claro el sector en el que quieres trabajar, es importante que te pongas al día sobre su actualidad (innovaciones tecnológicas, tendencias, previsiones, etc.). De esta manera, sabrás qué valor diferencial puedes aportar en él”.
  • Desafíos: “ser consciente de cuáles son los retos a los que se enfrenta tu sector o una empresa de este, te puede ayudar a postularte como un profesional capacitado para hacer frente a ese desafío. Por ejemplo, si una empresa se enfrenta a un proceso de digitalización y tú manejas herramientas tecnológicas relacionadas, serás capaz de contribuir en la mejora de esa transición”.
  • Competencia: “la era digital facilita que las posibilidades de formación sean cada vez más amplias y accesibles para las personas. Por tanto, es necesario que estudies a tu competencia y detectes tu nicho, desarrollando habilidades y conocimientos específicos que te permitan diferenciarte de los demás”.
  • ¿A quién te diriges?: “El mensaje que quieras enviar con tu marca personal debe matizarse en función del destinatario y de sus necesidades”.

 

Visibilidad

La tercera pata en la construcción de la marca personal es la difusión de la marca personal construida. Cuanto mayor sea esa visibilidad, tu marca personal impactará en más personas y empresas y tus posibilidades aumentarán. Entre las formas de difusión podemos destacar dos.

  • Redes sociales: son una forma potente de visibilizar tu marca a todo el mundo, pero debes saber optimizar su contenido para aprovechar al máximo sus ventajas”.
  • Networking: “ampliar tu red de contactos pertenecientes a tu sector es fundamental para que tu marca personal llegue a las personas adecuadas. Asistir a eventos relacionados y ponerte en contacto con influencers o referentes de tu campo aumentará tus oportunidades profesionales”.

Por tanto, los anteriores argumentos nos llevan a la necesaria conclusión de que “trabajar la marca personal es fundamental, especialmente en un contexto tan cambiante como el que vivimos y lo será aún más en el futuro. En esta tarea te ayudarán cualidades como la valentía y la capacidad de innovar y reinventarse, para que así seas capaz de destacar y mejorar tu empleabilidad”.

En resumen, y utilizando una definición de Jeff Bezos, fundador de Amazon y que algo sabe sobre esto de las marcas, afirma que “la marca personal es lo que dicen otras personas de ti cuando no estás”. Cuídemos que esta conversación sea lo más beneficiosa posible para nuestros intereses personales y profesionales.

Por último, quiero invitarte a que realices mi test de diagnóstico comercial. Cuando lo termines podrás decidir si quieres que comentemos los resultados de manera personal a través de una sesión de consultoría individual conmigo. Y es totalmente gratis.

(Visited 2 times, 1 visits today)