ene

BLOG Y ACTUALIDADPROFESIONAL

presión comercial

Presión comercial: cómo vencerla

Presión comercial: cómo vencerla

La presión comercial y las ventas han ido siempre de la mano.
Y no me malinterpretes, hablo de la presión sana, esa que te hace agudizar tus sentidos y concentrarte al máximo, la que te compromete con la causa y con los objetivos a alcanzar. La que agudiza tu ingenio y te mantiene alerta ante cualquier oportunidad que pueda surgir. Ese grado de presión es natural y sano y debe formar parte de la vida de un comercial.

Pero cuando los objetivos de ventas no te dejan dormir ni desconectar del trabajo en tus momentos de ocio, cuando el miedo a no llegar hace que te bloquees y paralices todas tus obligaciones y las consecuencias sean: cansancio físico y mental, mal humor… la presión comercial ha podido contigo y sus efectos pueden afectar no solo a tu salud, sino también a tus relaciones personales.

Las principales preocupaciones que generan esta presión negativa en el comercial suelen ser: el temor a ser despedido, a recibir llamadas de atención por parte de superiores o al fracaso profesional. Todas ellas se resumen en: miedo.

Y es que la lucha en las trincheras del comercial es dura y no solo del entusiasmo se vive, es conveniente también tener un plan para evitar bloqueos innecesarios y para exprimir todo el potencial que tenemos que muchas veces queda eclipsado por las preocupaciones constantes.

Y, ¿cómo freno yo ese miedo?, te preguntarás. Pues bien hay unos pequeños trucos que espero que te sean de ayuda para acabar definitivamente con la presión comercial:

1) Divide tus tareas por orden de prioridad. Eso te hará saber distinguir las superfluas de las importantes y centrarte en estas últimas. Apuntalas, da igual si  es en papel o si te haces con alguna app móvil pero asegúrate de mantener tu lista bien a la vista (tachar de una checklist es uno de los placeres de la vida laboral, ya verás).
Además si un plan de acción comercial amplio y requiere de muchas acciones, desmenuzarlo te hará verlo más abarcable y reducirá la presión comercial.

2) Un truco muy efectivo es tener un timer, y establecerte tiempo para cada acción. ¡Así lo aprovecharás mejor para llegar a tus objetivos!

3) El descanso es descanso. Dedícalo a hacer lo que más te guste sin preocuparte del trabajo. Y descansa bien, eso hará que tu cabeza esté más despejada, anulará la presión comercial y rendirás más. ¡Tomarte tu tiempo para ti son todo ventajas! La jornada ideal es la llamada jornada del 8:

* 8h de trabajo
* 8h de ocio
* 8h de descanso

4) Delega si ves que la bomba de la presión está a punto de estallar. Eres un ser humano y no una máquina. Además en ventas en muy importante mantenerse sereno, porque como se suele decir “el miedo se ve en la cara” y esto se transmite al cliente, y éste dudará de ti.

5) Sé optimista. Eso te ahorrará el 99% de preocupaciones. ¡Puedes con todo! Y si no llegas no será porque no lo has intentado con todas tus fuerzas. Y si te equivocas, aprendes; porque la vida es, al fin y al cabo un ensayo de prueba y error. Sácale el lado positivo a cada situación y deja atrás la presión comercial. En el caso de los comerciales: si no has conseguido una venta piensa que por lo menos te has llevado un contacto ¡Y a por la siguiente!

Plan de Acción Comercial

A veces es necesario contar con ayuda externa, ver las cosas desde un punto de vista diferente y sobre todo tener un Plan de Acción Comercial bien estructurado que te ayude a centrarte en lo más importante: llegar a tus objetivos, vender más y acabar con la presión comercial negativa. La formación On Job Training además, permite acompañar al vendedor ‘in situ’ durante la venta, ayudar a cerrarla y corregir los errores detectados.

Si necesitas ayuda para planear tu estrategia comercial o desarrollar un plan de ventas llama al 91 290 22 52.