ene

BLOG Y ACTUALIDADPROFESIONAL

Recuerda siempre esos momentos que te hicieron feliz en tu labor comercial.

Razones para mantener tu “motivación comercial”

Razones para mantener tu “motivación comercial”

Hoy quiero hablar de motivación comercial.

Hace un rato he recibido la llamada de un antiguo cliente/amigo contándome que su equipo de ventas se ha venido un poco abajo porque han perdido un par de cuentas clave para la empresa, no porque lo hayan hecho mal con esos clientes, sino por una mera estrategia empresarial de estos últimos.

Lo bueno de mi amigo es que tiene muy claro que para dirigir un equipo de profesionales que se dedican a la venta, si tú mismo no estás motivado, si no tienes eso que se llama Liderazgo Comercial, y que ayuda a la motivación comercial de tu equipo de ventas, será imposible que levantes a tu grupo humano, a tu equipo de ventas o a quien sea.

EL liderazgo comercial es fundamental para conseguir que los que son buenos comerciales sean excelentes y se conviertan en comerciales de alto rendimiento.

Pero este problema de motivación comercial no sólo lo es para un gerente de una empresa, sino que también se sufre cuando eres autónomo, emprendedor, agente comercial, etc.

Aquí te dejo unas cuantas razones que te pueden ayudar a seguir motivado, a conseguir esa motivación comercial en el día a día cuando te enfrentas a una labor de ventas:

Primero: cuando escuches en tu cabeza esas voces negativas que todos tenemos en un momento dado donde escuchamos esos “no puedo”, “no sé cómo lo voy a hacer”, “igual no sirvo para esto”… deséchalas. Y por desecharlas me refiero a que hagas cualquier cosa que te saque de ese pensamiento. A mi me funciona. Cambio de actividad y punto. A veces con eso sirve.

Segundo: piensa en ese día en el que tuviste éxito. Ese día, esa semana, ese mes en el que te saliste y vendiste más que ningún otro, etc… La idea es conseguir que tu mente se quede pensando: “Sí, puedo hacer esto y mucho más. Si lo conseguí entonces por qué no voy a ser capaz de conseguirlo ahora. Soy capáz porque me lo he demostrado en otras ocasiones.”

Tercero: tener un plan de acción comercial y marcarte un objetivo diario. Pero un objetivo en el que tu misión diaria sea ayudar a otros. Si, ayudar a otros. No te tomes una acción comercial como una venta. Plantéatelo como una acción que va a permitir a otros tener éxito en sus negocios. ¿A quién no le gusta que le ayuden a conseguir sus objetivos? Tú, como comercial, tienes esa misión, ayudar a otros a lograr lo que se proponen con sus empresas, ayudarles a obtener resultados. ¿No te has parado a pensar que esta mentalidad puede ayudarte a cambiar tu propia mentalidad y tu actitud ante las ventas?

Y lo último: no te tomes nada demasiado en serio. Es fácil quedar atrapado emocionalmente sobre todo cuando míramos las cosas a corto plazo. Cuando vemos las cosas a largo plazo, tomamos una perspectiva más estratégica hacia todo, y eso ayuda a nuestro pensamiento a ser más positivo.

Ten algo muy claro: no podemos confiar en nadie para motivarnos constantemente. ¡Ese es nuestro trabajo! Puedes recurrir a ayudas externas de vez en cuando, trabajar con un mentor comercial o alguien que sea experto en motivación comercial. Pero puntualmente. Al final estar motivado depende de tí.