ene

BLOG Y ACTUALIDADPROFESIONAL

emprendedor

LAS 3 “P” DEL EMPRENDEDOR

LAS 3 “P” DEL EMPRENDEDOR

Podemos definir a un emprendedor como la persona capaz de identificar una necesidad y reunir las herramientas y recursos necesarios para satisfacerla. Una ecuación de múltiples cualidades personales y profesionales que se resuelve en alguien capaz de confiar en su idea y darle vida.

Son muchas las virtudes o habilidades que se le presuponen al emprendedor, como si de los ingredientes de una pócima mágica para el éxito se tratase. Cualidades que puede tener o no tener, porque no son exigencias, son extras.

Enumerar todas esas características en un listado que defina como tiene que ser el emprendedor-triunfador sería generalizar demasiado, porque en muchos casos el emprendimiento nace de la necesidad, y los éxitos no dependen exclusivamente de esas cualidades.

Aunque por otra parte, podemos formular una suma de elementos que, aplicada a la puesta en marcha de nuestro negocio, puede situarnos un pasito más cerca de alcanzar nuestra meta: combinar profesionalidad, paciencia y pasión.

En el emprendedor la profesionalidad no se limita simplemente a la definición habitual de ejercer una profesión. Es dejarse la piel en hacerlo. Poner los cinco sentidos en su labor a cada segundo, movido por la motivación de alcanzar los objetivos marcados. Trabajar a tiempo completo en su proyecto, en su creación, en su negocio, llevándolo al éxito a bordo de la dedicación absoluta.

Paciencia, una virtud que pasa a dejar de serlo si se explota en exceso y se convierte en resignación, pero que entendida como calma y tranquilidad, debe acompañar al emprendedor en todos sus pasos. Los obstáculos existen y están ahí para probar la resistencia, perseverancia, tenacidad y firmeza en los sueños y convicciones del emprendedor.

Al emprendedor hay que exigirle pasión como motor emocional de su proyecto. Una idea, una meta, un sueño, exige impulso en el trayecto. Entusiasmo e ímpetu, a partes iguales como característica indispensable, porque el emprendedor realmente apasionado por su negocio es capaz de irradiar y contagiar esa sensación.

No podemos labrar un perfil exacto de cómo es un emprendedor como si se tratase de una receta de cocina, pero si combina estos tres ingredientes está más cerca del éxito de lo que estaría sin ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.