ene

BLOG Y ACTUALIDADPROFESIONAL

automotivacion

Automotivación. Tu positividad depende de ti.

Automotivación. Tu positividad depende de ti.

Cuando tienes un nuevo propósito, plan o proyecto, la motivación viene de la mano de la novedad y la ilusión. Te enfrentas con ganas a las nuevas metas, poniendo toda tu voluntad en tus objetivos. Te levantas todos los días con fuerza, energía, ganas de comerte el mundo, tantas que ni el muro de hormigón más grueso del mundo podría frenar tu camino a la meta.

Todos sin excepción emprendemos nuevos rumbos con esa motivación e ilusión en la mochila, pero no siempre conseguimos aquello a lo que aspiramos. El porqué: el tiempo que somos capaces de mantener esa motivación en el punto más alto, algo que depende sólo y exclusivamente de nuestra inteligencia intrapersonal y la gestión de nuestras propias emociones.

En el momento en que aparecen obstáculos y problemas tendemos a dejarle vía libre a los pensamientos negativos y acordarnos de experiencias pasadas en las que fracasamos: “no voy a ser capaz, nunca lo voy a conseguir, siempre me pasa lo mismo, seguro que me sale mal, era demasiado bueno para ser verdad, etc.” Cuando esos pensamientos lleguen, ¡PÁRALOS! Minimiza los problemas, porque todos los problemas tienen solución y si no la tienen es que no son problemas. No podemos acostumbrarnos a la mala práctica de lamentarnos con letanías incesantes de autoreproches y culpabilidad, así no vamos a conseguir nada productivo.

Las personas que consiguen sus propósitos son las que saben minimizar los obstáculos, viéndolos como oportunidades de aprendizaje, y maximizar las experiencias positivas, felicitándose a sí mismos por los progresos conseguidos. Con esta actitud logran que el éxito llame al éxito, no como una cuestión cósmica de suerte, sino con una postura de positividad y felicidad que les automotiva constantemente. Son personas que irradian felicidad, que al despertarse saludan al día con una sonrisa como estrategia para absorber positividad por parte de todo lo que les rodea.

No hay que olvidarse de la pasión, otro factor atrayente de positividad y motivación. Una cualidad que plasmada en nuestra labor diaria nos hace dar más de lo que se nos exige, pero sin pedir más a cambio que la satisfacción de una tarea bien hecha.

Si queremos motivarnos tenemos que creer en nosotros, repetirnos cada mañana frente al espejo que somos capaces, hacer oídos sordos a los detractores. Riámonos de nosotros mismos, tomémonos los errores con humor, dejemos a un lado el miedo a equivocarnos y pensemos en positivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.