ene

BLOG Y ACTUALIDADPROFESIONAL

adversidad

Adversidad Vs Equipo

Adversidad Vs Equipo

En más de una ocasión os he hablado de la importancia de un buen equipo humano para el proyecto de un emprendedor, de que sin ellos las cosas no funcionan porque nosotros no podemos tirar de todo solos, de lo necesario que es que se sientan parte de nuestro proyecto, porque al sentirlo como suyo trabajarán en él volcados en conseguir grandes cosas.

Esta semana, a raíz de muchos vaivenes y algún que otro traspié, he aprendido algo nuevo de mi equipo: no importa cuantos obstáculos se encuentren si tienen ganas. Ya sabéis que soy de la opinión de que cuando se constituye una empresa como la mía, todos estamos en el mismo barco navegando hacia el mismo puerto, pero cuando realmente lo valoras y reconoces es cuando las adversidades aparecen, y la gente de la que te rodeas sigue confiando en ti y en tus ideas. Cuando a pesar de que comiencen a aparecer pinceladas de circunstancias poco alentadoras, mantienen el ánimo y te apoyan sin tener más que la plena confianza en que con trabajo todo sale, y si no sale es porque hay cosas mucho mejores por venir. Gente que no está ahí para dar jabón y alabarte en todo como si fueses un semidiós, porque ni somos perfectos ni gustamos a todos, que te ayuda a ver las cosas desde otro prisma en los momentos de bloqueo y a que hagas una autocrítica de lo ocurrido, si es que la consideran oportuna, porque a pesar de estar plenamente implicados saben ser más objetivos que sus jefes.

En ese constante camino de obstáculos, sinsabores y días malos que puede darnos nuestro negocio, porque no nos engañemos, nada se consigue sin equivocarse y recibir palos, caes en la cuenta de que los seres humanos cometemos el gravísimo error de darle más importancia a las pequeñas trabas de quienes envidian nuestro éxito potencial y desean egoístamente nuestro fracaso por culpa de envidias e inseguridades, que de ver la inyección de fuerza que te dan los ratos de risas con la gente que trabaja contigo. Y digo “contigo” y no “para ti”, porque creo en eso, en que esto consiste en un “nosotros” y no en un “yo”, y cada día estoy más convencido de ello. ¿Cuánto malestar genera un rato malo? Por mi experiencia diría que 140 minutos de tu tiempo, no más. ¿Cuántas satisfacciones y alegrías genera un buen ambiente en el trabajo? Miles de millones de minutos día tras día, ganas de levantarte por las mañanas para ir hacer tu trabajo lo mejor que sabes, y eso se lo debo a la gente de la que me rodeo.

No sé si simplemente he tenido mucha suerte de encontrarme en el camino con muchos compañeros geniales que forman parte de mi proyecto de vida empresarial, que demuestran profesionalidad y calidad humana en cada meta que nos proponemos, o que con los años y la experiencia he aprendido a transmitir y contagiar mis ganas. Algo que por otra parte no es fácil y de lo que me siento plenamente orgulloso, porque si esa es la forma de conservar a mi lado gente realmente valiosa a todos los niveles, es lo mínimo que se puede sentir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.